Aldo Moro

Fue en dos ocasiones primer ministro de Italia, entre 1963 y 1968, y de nuevo desde 1974 hasta 1976. Su carrera se inicia en los últimos años de la dictadura fascista, en los grupos católicos juveniles (GUF y FUCI). Tras la Segunda Guerra Mundial, Moro fue elegido diputado de la Asamblea Constituyente italiana de 1946, ayudando a redactar la constitución de la República Italiana. Fue reelegido en 1948 y en sucesivas ocasiones hasta su asesinato. A principio de los setenta fue uno de los líderes políticos que se fijó en el proyecto eurocomunista de Enrico Berlinguer llamado Compromesso Storico. Este líder comunista italiano proponía una conjunción solidaria entre comunistas y cristianodemócratas italianos para afrontar la situación de grave crisis económica, social y política que vivía Italia. Moro, entonces presidente de la Democracia Cristiana, ayudó a buscar una fórmula para llegar a un gobierno de concentración, llamado por él de solidaridad nacional. El 16 de marzo de 1978, miembros de las Brigadas Rojas, encabezados por Mario Moretti secuestraron a Moro (después de asesinar a sus 5 escoltas) en via Fani (Roma) cuando iba de camino a una sesión del congreso italiano en la que se iba a informar y a votar una moción de confianza de esta cámara sobre el nuevo gobierno encabezado por Giulio Andreotti, por primera vez con el apoyo del Partido Comunista Italiano. Era la primera vez que se ponía en práctica el llamado Compromesso storico. El secuestro de Moro y las causas y métodos por los que fue asesinado todavía son una incógnita, a pesar de muchos intentos y docenas de investigaciones particulares. La gran mayoría de las circunstancias en que se produjo la muerte de Moro son un misterio. Algunos investigadores sugieren que el asesinato de Moro podría haber sido orquestado por la masonería italiana, en concreto por la logia P2, y también que las Brigadas Rojas estaban profundamente infiltradas por elementos de la CIA estadounidense. Muchas de estas teorías suponen que el esfuerzo hecho por Moro para admitir a miembros del PCI en una coalición gubernamental habían disgustado profundamente a los Estados Unidos. Por ello piensan que en realidad las Brigadas Rojas eran instrumentos de poderes ocultos, pero no existen pruebas que avalen estas hipótesis. Sin embargo, la viuda de Moro posteriormente narró un encuentro con Henry Kissinger y un oficial de inteligencia norteamericano que les advirtió sobre su estrategia de introducir al Partido Comunista en el gabinete, con la amenaza: “Debe abandonar su política de colaboración con todas las fuerzas políticas de su país… o lo pagará más caro que el chileno Salvador Allende”. Según su mujer Moro quedó tan conmocionado por la amenaza que llegó a enfermar, pensando incluso en retirarse de la política.3

El asesinato del Primer Ministro Aldo Moro, llevado a cabo por las Brigadas Rojas (Brigate Rosse) en 1978, también se ha vinculado a la oposición desplegada desde los niveles directivos de la Operación Gladio contra la política de Moro sobre “compromiso histórico” (compromesso storico) entre el PCI de Enrico Berlinguer y la Democracia Cristiana. La investigación del secuestro y homicidio se tiñó de sospecha por la estrategia ocultista del Estado. De hecho, el juez Felice Casson4 manifestó que descubrió la existencia de la Operación Gladio4 leyendo las cartas que Aldo Moro mandó desde su lugar de detención.4 Un informe parlamentario de 2000 hecho por El Olivo concluía que: la estrategia de la tensión tenía como objetivo impedir al PCI, y en menor medida al PSI, acceder al poder ejecutivo. El político que actua para la mayoría de la población es eliminado

Anuncios

Padre Llanos, de falangista a comunista.

José María de Llanos Pastor, más conocido como el Padre Llanos (Madrid, 26 de abril de 1906 – Alcalá de Henares, 10 de febrero de 1992), fue un jesuita español, el más conocido de los llamados curas obreros en España.

Licenciado en Química en 1927.

Fue falangista y director de ejercicios espirituales del dictador Francisco Franco.

En 1955, se encarga de actuar en favor de una población humilde, El Pozo del Tío Raimundo, por esos años un suburbio chabolista, siendo el artífice principal del desarrollo del barrio. Esta labor ejemplar, le hizo ganar la confianza de los trabajadores con ideas de izquierdas y llegó a clericarizar el movimiento obrero.

Militó en el Partido Comunista de España, dentro de la oposición clandestina al franquismo.

Partidario de una Iglesia popular y cercana al pueblo, dirigió o tomó parte en numerosas acciones e iniciativas políticas para favorecer al barrio y apoyar la vuelta de la democracia a España.

En 1976 impulsó la creación del sindicato Comisiones Obreras (comunistas, de ideario católico).

En la democracia, A principios de la década de 1980 surgió la Coordinadora de Barrios, con el objetivo de
conducir la labor de la multitud de asociaciones de vecinos que habían ido surgiendo; igualmente surgieron del seno de las parroquias decenas de colectivos vecinales en los que los “curas obreros” habían estado trabajando siguiendo la estela y el empuje del Padre Llanos.

La Asociación de Vecinos del Pozo del Tío Raimundo, con motivo de su 85 cumpleaños le entregó una placa que decía:

José María de Llanos vino al Pozo camino de Dios, tropezó con el hombre y de su mano llegará a él.

 

Cristóbal Colón

Christophoros Columbus (Cristóbal Colón) esconde una verdad, que cuando se descubre, piensas : La Historia está codificada. Ese nombre significa, Palomo portador de Cristo. Lo que nos indica varias informaciones, o al menos saco yo como conclusión.
La primera, que ese almirante pueda ser un producto creado por alguien cercano a esa mafia romana que todos conocemos, ya que parece demasiado casual que tuviera ese nombre, si es que existen las casualidades. Esto unido a su dudosa procedencia (genovés?), toma fuerza. La segunda conclusión, dando por hecho que es un personaje inventado, quien hizo ese papel, él no fue el primer europeo en pisar tierras americanas, sino simplemente un actor que de forma oficial, cual paloma mensajera con rama de olivo en el pico, anunció sobre la existencia de un nuevo suelo donde pisar, algo que ya sabían los caballeros del Temple, expertos y poderosos navegantes marítimos, entre otras cualidades; así como los vikingos.
Por ultimo añadir, que ser nombrado como “portador de Cristo”, adelanta la intención evangelizadora de los fabricantes de esa marioneta.
Una farsa más en lo que llaman historia. Simplemente es eso, una historia.

El cielo en la tierra (1)

Desde no sabemos cuando, el humano observa el cielo, y se maravilla. De día el astro conocido como Sol, nos proporciona una energía tal, que este planeta (Gaia), interactuándo con él girando, transmite a toda su superficie, desde su interior, permitiendo ser escenario para millones de experiencias con diferente nivel de consciencia. En la noche todo descansa, aparentemente. Forma parte del ritmo de la vida de Gaia. Ella se relaciona con otros astros, que están muy distanciados, unos más que otros, y variando esos espacios por sus particulares ritmos, se influyen en un baile espacial. La noche nos permite ver a muchas estrellas, o soles lejanos, y otros planetas, no planos, que sin luz propia, reflejan la del sol.

20130402-160029.jpg

Lincoln y Kennedy

¿Coincidencia?

Dos grandes presidentes americanos asesinados ambos en condiciones un tanto misteriosas que el polvo de la historia ya está cubriendo. La de Lincoln ya ha quedado en el olvido, sin embargo de la de Kennedy aún quedan algunos que, de vez en cuando, reviven lo sucedido tratando de demostrar el culpable de la conspiración. He leído muchas de ellas, pero nunca había encontrado una teoría como esta. Es un artículo que circula por internet y que he traducido para los interesados en el tema. Eloy
——————————————————————————-
DOS GRANDES PRESIDENTES DE LOS ESTADOS UNIDOS ASESINADOS POR CAUSAS SEMEJANTES.
Por Melvin Sickler
El 22 de noviembre de 2003 marcó el 40 aniversario del asesinato del presidente americano John F. Kennedy y la mayoría de los americanos aún cree que existió una conspiración.
Ambos, Abraham Lincoln y Kennedy fueron asesinados cuando ocupaban sus altos cargos de presidente de los Estados Unidos.
Ambos de esos presidentes habían creado su propio sistema monetario para conducir a los Estados Unidos durante el tiempo de su mandato.
¿Es acaso esto una pura coincidencia?
¿Por qué asesinar a un presidente? ¿Por qué todo tiene que quedar encubierto? ¿Qué es lo que se trata de ocultar al pueblo americano?
Los hechos hablan por sí mismos.
Durante la guerra civil (1861 – 1865), el presidente Lincoln necesitó dinero para financiar la guerra entre el norte y el sur.
Los banqueros le iban a cargar entre el 24 y el 36% de interés.
Lincoln, siendo un hombre de principios, se horrorizó y se apartó desesperanzado de los banqueros negándose a condenar, a su amado país, a comprometerse a pagar una deuda imposible de cumplir.
Eventualmente el presidente Lincoln fue aconsejado a pasar una ley en el congreso autorizando la impresión de notas legales respaldadas por el tesoro para pagar los costos de la guerra. En cierto momento escribió:
“… hemos dado al pueblo de esta república la mayor bendición que han tenido – su propio papel moneda para pagar sus deudas…”

Las notas del Tesoro se imprimieron con tinta verde en el reverso y por esto fueron conocidos como los «Greenbacks». Lincoln imprimió 400 millones de dólares de « Greenbacks » (la cifra exacta fue $449.338.902), dinero que él encargó fuera creado, un dinero libre de interés, para pagar el financiamiento de la guerra. Sivió de uso legal para pagar todas las deudas, públicas y privadas. Con ella pagó a los soldados, a los empleados civiles del gobierno y compró los suministros de guerra. Poco tiempo después que esto ocurriera el periódico Times de Londres escribió lo siguiente :

Si esta malévola política financiera, que tiene sus orígenes en Norteamérica, se asienta y confirma, entonces ese gobierno comenzará a imprimir su propia moneda sin costo alguno. Pagará todas sus deudas y se quedará sin ninguna. Tendrá todo el dinero que necesite para continuar haciendo sus negocios. Llegará a ser próspero sin precedentes en la historia del mundo. Ese Gobierno debe ser destruido o él destruirá todas las monarquías del globo.

Era obvio que los banqueros habían aprendido. Lo único, repito, lo única cosa que es una amenaza a su poder es que los gobiernos soberanos se dediquen a imprimir billetes de una moneda libre de interés y de deuda. Esto rompería todo el poder de la banca internacional.
Las represalias
Después de esta publicación en el times, el gobierno británico, que era controlado por los banqueros londinenses y europeos, puso su apoyo en los confederados sureños, esperando derrotar a Lincoln y a la unión, de esta manera destruyendo al gobierno que habían proclamado debía ser destruido.
Dos razones detuvieron que esto sucediera. En primer lugar, Lincoln conocía al pueblo inglés y sabía que Inglaterra no podía apoyar la esclavitud, así pues lanzó su proclamación de emancipación, la cual declaraba abolida la esclavitud en América.
Al saber esto, los banqueros ingleses ya no podían apoyar a los confederados simplemente porque los ingleses no aprobarían que su país apoyase la esclavitud.
En segundo lugar, el zar de Rusia envió parte de su armada a los estados unidos con órdenes a su almirante de ponerse a las órdenes de Lincoln. Los navíos rusos se convirtieron en una amenaza para la marina inglesa que intentaba romper el bloqueo y ayudar a los confederados.
el norte ganó la guerra y la unión prevaleció. América permaneció siendo una nación.
por supuesto que los banqueros no se iban a quedar de brazos cruzados, puesto que estaban decididos a terminar con los greenbacks de Lincoln que constituían la moneda, libre de intereses y de deuda, de los estados unidos. Fue asesinado por un agente de los banqueros a los pocos días de terminar la guerra.
Después de esto, el congreso revocó la ley de los greenbacks y en su lugar dio paso a la promulgación de la ley del banco nacional. Los bancos nacionales serían de propiedad privada y todas las notas bancarias acarrearían su correspondiente interés. Esta ley también obligó a retirar de circulación a todos los greenbacks, tan pronto estos llegaban al tesoro.
En 1972, se pidió al departamento del tesoro de los estados unidos que calculara el interés que debería haber sido pagado si los 400 millones de dólares hubieran sido prestados con interés en lugar de haber sido impresos por Lincoln. Después de algunos cálculos llegaron a la conclusión que el ahorro que esto produjo a la nación fue de 4.000 millones de dólares. Basado en esto, imagínense los miles de millones de dólares que el gobierno paga en interés, a los banqueros, por usar “su” dinero.

La ley de la reserva federal
Por los siguientes cincuenta años hubo cambios en la moneda y en la ley de bancos. en 1913, los banqueros pudieron al fin lograr que el congreso pasara la ley de la reserva federal que a su vez remplazaba la ley nacional de bancos que había terminado con los greenbacks. Si el gobierno hubiera seguido con la política de Abraham Lincoln, los temores anunciados en el times de Londres, se hubieran cumplido. América sería una nación sin deuda y la nación más próspera de la tierra. y todos los cerebros del mundo hubieran venido a América.
Pero al pasar la ley de la reserva federal, el congreso renunció a su poder de crear su propia moneda, poder dado en la constitución de los estados unidos, pasándoselo a los bancos privados quienes se llaman a sí mismos la reserva federal. Los banqueros habían logrado su última meta, puesto que ahora los estados unidos operan bajo un banco central que está en manos privadas. Ahora ellos tienen el poder de manejar el país por medio de la creación del dinero y tienen plena libertad para cobrar el interés que quieran.
Tal como Mayer Anselm Rothschild dijo en cierta ocasión: «permítanme controlar y emitir el dinero de una nación y no me importa quién haga las leyes»
John F. Kennedy
Ningún presidente de los Estados Unidos se había atrevido a ir en contra del sistema y crear su propio dinero ya que muchos de esos llamados “presidentes electos” eran peones de los banqueros. Esto fue hasta que John F. Kennedy llegó a la presidencia.
El presidente Kennedy no tenía miedo de saltarse el sistema puesto que tenía bien claro que el sistema de la reserva federal estaba siendo utilizado para destruir a los Estados Unidos. Y como hombre honorable, no podía tolerar eso ya que olía a corrupción desde todos los ángulos. Por supuesto que debía haber sabido acerca de los greenbacks que abraham Lincoln creó cuando fue presidente.
El día 4 de junio de 1963, el presidente Kennedy firmó un documento presidencial, llamado orden ejecutiva 11110, que enmendaba la orden ejecutiva 10289 del 19 de septiembre de 1951. Esta orden daba al Kennedy, como presidente de los Estados Unidos la apertura legal de emitir su propia moneda para gobernar el país, un dinero que pertenecía al pueblo, libre de intereses. Él imprimió notas del gobierno de los Estados Unidos ignorando completamente las mismas de la reserva federal cuyos dueños eran los bancos privados de la reserva federal.
Registros indican que Kennedy creó $4.292.893.825 en dinero. Estaba sumamente claro que Kennedy iba en camino de desestabilizar al sistema de la reserva federal de los Estados Unidos.
Pero pocos meses después, en noviembre de 1963, el mundo recibió la aterradora noticia del asesinato del presidente Kennedy. Ninguna razón fue dada, por supuesto, de alguien que quisiera cometer tan atroz crimen. Pero aquellos que conocían algo acerca del dinero y los bancos no les tomó mucho poner todas las piezas juntas. Con toda seguridad el presidente Kennedy tenía en mente revocar la ley de la Reserva federal de 1913, y devolver al congreso de los estados unidos el poder de crear su propio dinero.
Es interesante saber que, solamente un día después del asesinato de Kennedy, todas las notas del gobierno de los estados unidos, fueron sacadas de circulación.
¿Fue esto por medio de una orden ejecutiva del nuevo presidente, Lyndon B. Johnson? ¿Tenía Johnson miedo a los banqueros?, ¿o era un instrumento de ellos?.
De cualquier manera todo el dinero creado por el presidente Kennedy fue destruido. Y ni una sola palabra le fue dicha al pueblo americano.
Una lección para ser aprendida
Hay mucho que aprender de nuestra pasada historia.
Estamos ahora en 2003 y los estados unidos aún sigue operando bajo el sistema de la Reserva federal. Ha hundido a este país en una deuda federal de $6.000.000.000.000 dólares (en 2005 ya pasó de los $8 billones y si agregamos las deudas individuales y las corporaciones la deuda sobrepasa con mucho los $20 billones), una deuda que nunca se va a poder pagar y que ha sido y es el mayor causante de todo tipo de corrupción imaginable. No obstante difícilmente se escucha una protesta de los americanos.
Todo lo que los banqueros tienen que hacer para mantener su poder es quitarse de en medio a los pocos políticos que honestamente trabajan para reformar nuestro sistema económico y de esta manera el pueblo en general se le mantiene ignorante y controlado. Es obvio que el pueblo americano debe despertar a la verdad.
Todo el pueblo, en general, debe ser educado acerca de la Reserva federal y luego unirse para poner presión al gobierno para que deponga la ley de la Reserva federal de 1913. De lo contrario, vendrá el desastre en los Estados Unidos.
No puede haber paz sin justicia y no puede haber justicia si no hay una reforma en nuestro sistema económico, puesto que los financistas se encuentran detrás de toda la corrupción que pueda existir en el gobierno.
Ambos, Abraham Lincoln y John F. Kennedy, tuvieron el coraje de alzarse con los principios y luchar por la justicia. Ambos son reconocidos por la historia como verdaderos patriotas de los Estados Unidos. Pero acaso nosotros ¿tenemos el coraje de seguir su ejemplo?
Melvin Sickler

HISTORIA DE LA CIENCIA

SIMBOLISMO OLIMPIADAS LONDRES 2012

LO QUE HA PERMANECIDO OCULTO SE VA DESTAPANDO.

Benjamín Parravicini

ANTARTIDA OCULTA

¿El planeta Tierra, es una esfera maciza, achatada por los polos?, ¿o es hueca, con aperturas polares?

CARTA A BUSH DE GABRIEL GARCIA MARQUEZ

Artículo de Gabriel García Márquez sobre el 11 de septiembre:

¿Cómo se siente? ¿Cómo se siente ver que el horror estalla en tu patio y no en el living del vecino? ¿Cómo se siente el miedo apretando tu pecho, el pánico que provocan el ruido ensordecedor, las llamas sin control, los edificios que se derrumban, ese terrible olor que se mete hasta el fondo en los pulmones, los ojos de los inocentes que caminan cubiertos de sangre y polvo?
¿Cómo se vive por un día en tu propia casa la incertidumbre de lo que va a pasar? ¿Cómo se sale del estado de shock? En estado de shock caminaban el 6 de agosto de 1945 los sobrevivientes de Hiroshima. Nada quedaba en pie en la ciudad luego que el artillero norteamericano del Enola Gay dejara caer la bomba. En pocos segundos habían muerto 80.000 hombres mujeres y niños. Otros 250.000 morirían en los años siguientes a causa de las radiaciones. Pero ésa era una guerra lejana y ni siquiera existía la televisión. ¿Cómo se siente hoy el horror cuando las terribles imágenes de la televisión te dicen
que lo ocurrido el fatídico 11 de septiembre no pasó en una tierra lejana sino en tu propia patria? Otro 11 de setiembre, pero de 28 años atrás, había muerto un presidente de nombre Salvador Allende resistiendo un golpe de Estado que tus gobernantes habían planeado. También fueron tiempos de horror, pero eso pasaba muy lejos de tu frontera, en una ignota republiqueta sudamericana. Las republiquetas estaban en tu patio trasero y nunca te preocupaste mucho cuando tus marines salían a sangre y fuego a imponer sus puntos de vista.
¿Sabías que entre 1824 y 1994 tu país llevó a cabo 73 invasiones a países de América Latina? Las víctimas fueron Puerto Rico, México, Nicaragua, Panamá, Haití, Colombia, Cuba, Honduras, República Dominicana, Islas Vírgenes, El Salvador, Guatemala y Granada. Hace casi un siglo que tus gobernantes
están en guerra. Desde el comienzo del siglo XX, casi no hubo una guerra en el mundo en que la gente de tu Pentágono no hubiera participado. Claro, las bombas siempre explotaron fuera de tu territorio, con excepción de Pearl Harbor cuando la aviación japonesa bombardeó la Séptima Flota en 1941. Pero
siempre el horror estuvo lejos. Cuando las Torres Gemelas se vinieron abajo en medio del polvo, cuando viste las imágenes por televisión o escuchaste los gritos porque estabas esa mañana en Manhattan, ¿pensaste por un segundo en lo que sintieron los campesinos de Vietnam durante muchos años? En
Manhattan, la gente caía desde las alturas de los rascacielos como trágicas marionetas. En Vietnam, la gente daba alaridos porque el napalm seguía quemando la carne por mucho tiempo y la muerte era espantosa, tanto como las de quienes caían en un salto desesperado al vacío. Tu aviación no dejó
una fábrica en pie ni un puente sin destruir en Yugoslavia. En Irak fueron 500.000 los muertos. Medio millón de almas se llevó la Operación Tormenta del Desierto… ¿Cuánta gente desangrada en lugares tan exóticos y lejanos como Vietnam, Irak, Irán, Afganistán, Libia, Angola, Somalia, Congo, Nicaragua, República Dominicana, Camboya, Yugoslavia, Sudán, y una lista interminable? En todos esos lugares los proyectiles habían sido fabricados en factorías de tu país, y eran apuntados por tus muchachos, por gente pagada por tu Departamento de Estado, y sólo para que tu pudieras seguir gozando de la forma de vida americana. Hace casi un siglo que tu país está en guerra con todo el mundo. Curiosamente, tus gobernantes lanzan los jinetes del Apocalipsis en nombre de la libertad y de la democracia. Pero debes saber que para muchos pueblos del mundo (en este planeta donde cada día mueren 24.000 pobladores por hambre o enfermedades curables), Estados Unidos no representa la libertad, sino un enemigo lejano y terrible que sólo siembra guerra, hambre, miedo y destrucción. Siempre han sido conflictos bélicos lejanos para ti, pero para quienes viven allá es una dolorosa realidad cercana una guerra donde los edificios se desploman bajo las bombas y donde esa gente encuentra una muerte horrible. Y las víctimas han sido, en el 90 por ciento, civiles, mujeres, ancianos, niños (efectos colaterales).
¿Qué se siente cuando el horror golpea a tu puerta aunque sea por un sólo día? ¿Qué se piensa cuando las víctimas en Nueva York son secretarias, operadores de bolsa o empleados de limpieza que pagaban puntualmente sus impuestos y nunca mataron una mosca? ¿Cómo se siente el miedo? ¿Cómo se siente, yanqui, saber que la larga guerra finalmente el 11 de septiembre llegó a tu casa?

Gabriel García Márquez

Yo me atrevo a completar esa carta de Gabo, por las conclusiones que se sacan de las sombras de la versión oficial, y lo que hemos vivido desde el 2001 en el mundo.

George W. Bush, sabía lo que iba a suceder esa mañana en N. Y.. Ese impresionante atentado multiple pretendía justificar nuevas Guerras (negocio), tener aliados más convencidos contra un enemigo sin escrúpulos y escurridizo (para separar y ofrecer una solución bélica), meter el miedo en el cuerpo de la población mundial para aumentar la vigilancia (cualquiera que se salga del pensamiento impuesto, es sospechoso de ser terrorista). El sacrificio de inocentes televisado, para centrar la atención en un terrible hecho y generar un sentimiento negativo desde el acongojo o la alegría de ver como el grande que siempre aniquila, sufre en sus propias carnes la impotencia que tantos pueblos han sentido por sus acciones. Pero los ciudadanos de cualquier nación no merecemos ese trato, somos victimas de una estructura desalmada. Solo unos pocos quieren mantener su abundancia material, a costa de la escasez de muchos, la desgracia de muchos, la intranquilidad de muchos.

Desestabilizan el mundo haciendo creer que son otros, para establecer una solución que estaba prevista hace mucho tiempo sin resistencia.

« Older entries